Un total de 440 títulos publicados, 346 autores y 32 ilustradores es, hasta ahora, el balance cuantitativo de los 40 años de existencia de la Biblioteca de Autores Manchegos (BAM), dependiente de la Diputación de Ciudad Real. En lo cualitativo su labor editorial constituye un referente de rigor y profesionalidad en la cultura de nuestra región, valorándose como uno de los activos más firmes de la provincia, por su proyección en todas las esferas y edades de la sociedad, reconoce el coordinador de Publicaciones de la BAM, Jesús Reviejo Fernández. General, Ojo de Pez, Infantil-Juvenil Calipso y Serie Facsímil, además de Otras Publicaciones son las colecciones vivas de la Biblioteca.


José Luis Loarce ha sido la cara visible de la BAM desde 1985 hasta mayo de 2019, fecha de su jubilación dando paso a Jesús Reviejo. Como buenos editores, Loarce y Reviejo nos preparan de inmediato artículo y documentación, de los que haremos una síntesis lo más fiel posible, debido a la imposibilidad de reproducirlo enteramente en estas páginas.


En su artículo, Loarce nos describe su etapa al frente de la Biblioteca: “El cuidado editorial y la imagen, la atención a los conceptos tipográficos y la elegancia en los acabados, así como la exigencia sobre los talleres de impresión y, especialmente, la máxima independencia posible en la selección de las obras, por respeto al lector y al contribuyente, son los aspectos que durante nuestra etapa intenté llevar adelante en la apasionante, creativa, pero también dura, tarea de editar”. Agradece, en este sentido, el apoyo de Reviejo, compañero desde 1992, “sin su trabajo en la BAM no hubiera sido posible llegar así hasta aquí”.

Izq.: La BAM, en la Feria del Libro de Madrid en 1998. Centro: Algunos títulos de la Colección General. Dcha.: Presentación de la colección Ojo de Pez en mayo de 1988.


El primer libro editado por la BAM fue Ciudad Real. Poesía Última, una antología de poetas jóvenes de la provincia, a cuya presentación, 1 de marzo de 1984 en el Colegio Universitario (ahora Escuela Superior de Informática), acudía un joven Loarce, redactor de Cultura de la revista ‘Mancha’. Nadie imaginaba entonces el importante alcance que tendría la BAM, surgida bajo la presidencia de Francisco Javier Martín del Burgo e impulsada por el que era diputado de Cultura, Manuel Juliá.


“Nació como una modesta colección de pequeño formato, de minibolsillo diría yo, con periodicidad mensual y comercializada en kioscos y por suscripción anual, algo que la dotó de singularidad respecto a otros servicios de publicaciones de instituciones públicas, y siempre a favor de autores nacidos o residentes en la provincia y temáticas ciudadrealeñas”, plasma Loarce, mientras que Reviejo elogia la venta por suscripción que garantizó una rentabilidad social, cultural y económica. En la actualidad, esa suscripción es de 30 euros para 10 libros, cuota inalterable desde 2001.


A juicio del actual coordinador, la BAM supuso un proyecto ilusionante en un momento en el que había mucho por hacer en el panorama cultural de la provincia, “nacimiento deseado y una continuidad ejemplar, siendo apoyada sin excepción por todos los equipos de gobierno de la Diputación”, agrega Reviejo.


José Luis Loarce se embarca como coordinador de la BAM en 1986 e introduce algunos cambios, primero en el formato y el diseño gráfico, modernizando portada e interior; seguidamente, se profesionalizó el modo de llegar al lector, con la comercialización en librerías a través de una distribuidora nacional.

Izq.: Presentación de Diálogos Artísticos con Antonio López en Madrid en marzo de 2015. Dcha.: algunas obras de las colecciones Calipso y Ojo de Pez.


Disciplinas como la poética, la historia, la geografía, la etnografía, la educación, las artes plásticas, los estudios biográficos, la gastronomía, la tauromaquia, el folklore… fueron llenando sin interrupción el catálogo de la BAM. Significación especial merece la aparición de la colección Ojo de Pez en 1988, “necesaria para dar cauce a autores inéditos, pero sin dejar de lado a los consagrados”, advierte Loarce. Hoy es una colección referente en el panorama nacional, con más de 112 números, con autores como Ángel Crespo, Vicente Cano, Nicolás del Hierro, Dionisio Cañas, etc. En 1989 la BAM rompe fronteras provinciales con la presentación en Madrid de Pedro Almodóvar. La otra España cañí, primera monografía sobre el cineasta de Calzada, en un acto a reventar de público y medios, y con Almodóvar como invitado.


Al año siguiente, un poemario de Manolita Espinosa Viaje al sol desde el tornasol, sin cabida en ninguna colección, provoca la creación de la infantil-juvenil Calipso, “con ella se experimenta un nuevo salto cualitativo en la BAM al tiempo que estimula a los autores provinciales a escribir para nuevos lectores; hoy sus libros están entre los más vendidos de la BAM”, confiesa Reviejo.
Pero al cada vez más frondoso árbol de la BAM le fueron creciendo nuevas ramas, indica Loarce, como la serie Facsímil a partir de los 90 que recuperó clásicos inencontrables de la bibliografía provincial y otras publicaciones como la obra Centenario del Palacio Provincial en 1993, la edición exclusiva de El Quijote con motivo de su cuarto centenario en 2005 o ediciones de fotografía espectaculares como Ciudad Real en imágenes, de 2018. En marzo de 2015 se presenta en Madrid el libro Diálogos artísticos: cinco miradas al mundo, donde se recogen conversaciones con Ramón Cascado, Antonio López, Pedro Castrortega, Fran Mohíno y Mercedes Lara.


Mención destacada merece el libro más vendido y solicitado en la historia de la BAM, La Guerra Civil en la provincia (nº 85 de la Colección General), 1994, del historiador Francisco Alía.

Izq.: Presentación del libro de Pedro Almodóvar en marzo de 1989 en Madrid. Dcha.: Presentación de la edición de El Quijote en abril de 2005.


El problemático aspecto de qué y a quién publicar, refiere Loarce, se resolvió con el establecimiento a partir de 1996 de una convocatoria pública anual para regular la constante llegada de nuevos manuscritos y proyectos de publicación de autores.
La Biblioteca de Autores Manchegos ha viajado y participado en la Feria del Libro de Madrid, en Líber Barcelona, en el Ateneo, la Biblioteca Nacional o la Casa del Lector de Madrid, o en el pabellón español de la Expo 92 en Sevilla, además de estar presente en infinidad de ferias del libro de Ciudad Real y Cuenca, en presentaciones, animaciones a la lectura y encuentros con el autor en la provincia. “Todo ello edifica un universo referencial que constituye la BAM”, culmina Loarce.


En su 25 aniversario, en 2009, se edita una colección conmemorativa de 25 fotografías de época sobre temas de la provincia. En la actualidad, la BAM, enmarcada en el área de Impulso Sociocultural y Turístico de la Provincia dirigida por la vicepresidenta 5ª de la Diputación, María Jesús Pelayo, continúa su apoyo a los creadores, a los estudios e investigaciones de la provincia y al fomento de la lectura, pese a dificultades como la merma de personal o la pandemia de Covid-19 en los últimos tiempos.


Texto: Ayer&hoy Fotos: Cedidas por la BAM