Muchísima expectación ha creado la inauguración de la undécima edición de la Feria Nacional del Vino (FENAVIN) en el remozado Pabellón Ferial de Ciudad Real a cargo del rey Felipe VI. En torno a las once de la mañana, el Rey, acompañado del ministro de Agricultura, Luis Planas; del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; del presidente de la Diputación de Ciudad Real y de Fenavin, José Manuel Caballero, y de la alcaldesa de Ciudad Real, Eva María Masías, entre otras muchas autoridades, ha recorrido la feria, deteniéndose particularmente en algunos expositores, como el de la Denominación de Origen Mancha, Globalcaja, Félix Solís, etc., a los que ha deseado una feria llena de oportunidades y de negocio.

Del mismo modo, Su Majestad el Rey ha sido condecorado con la Gran Cruz de la Cámara de Comercio de Ciudad Real en el propio Fenavin. La entidad cameral ha sido y sigue siéndolo fundamental en la gestión del negocio de Fenavin.

La expectación de profesionales, expositores y visitantes ha sido tal que desde las 11 hasta bien pasado el mediodía, todo Fenavin vivía pendiente del paso de la comitiva de Su Majestad el Rey quien posteriormente ha acudido al Ayuntamiento de Ciudad Real, donde ha sido recibido por la Corporación Municipal, firmando en su libro de honor, y dando un paseo por la plaza Mayor.