Este año recogen el fruto de 40 años aupando el folklore de Daimiel y 50 años del festival folk más legendario de Castilla-La Mancha

Han actuado, bailado, cantado y tocado en casi toda España, también en Portugal, en festivales nacionales e internacionales, son medalla de honor de la ciudad de Daimiel y fueron pregoneros de las fiestas en 2017 con motivo de su 35 aniversario, han ganado varios premios, han rescatado del olvido tradiciones tan propias como son el Baile de las Ánimas, el canto de los mayos o las cruces de mayo… Es la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces de Daimiel que, en junio de 2022, celebra su 40 aniversario.
Cualquier motivo de celebración siempre es bienvenido, más en estos tiempos de pandemias, guerras e incertidumbres. Grupos como el de ‘Virgen de las Cruces’ son referentes en el cuidado y difusión de nuestras raíces, estando activo incluso durante la crisis sanitaria y uno de los grupos mejor considerados por la Federación castellano-manchega de asociaciones de Folklore. Pero no solo celebran el 40 aniversario de su fundación, también los 50 años del Festival Folk Tablas de Daimiel –son organizadores del evento-, uno de los más longevos de España en su categoría.

Izq.: Cuadro de homenaje de la Asociación a la Santísima Virgen de las Cruces de Daimiel “por el honor y el privilegio de llevar su nombre” en marzo de 1998. Centro: La asociación ha impulsado las cruces de mayo. Dcha.: Baile en la romería de la patrona daimieleña, con el traje de campo.


La ‘culpa’ de todo la tuvieron un grupo de amigos aficionados a la música y a las tradiciones de Daimiel que en 1982 decidieron constituir una agrupación de folklore, ellos son Angelita Martín Pozuelo, Martín Rodríguez Bobada, Ramón Gacía Tejeda y Antonio Díaz Cambronero. Como toda criatura, tuvo un bautismo cinco años después, pasando a ser Asociación Folklórica Virgen de las Cruces, en honor a la patrona de Daimiel. En el balance de estos 40 años, su actual presidente, Juan Caro, un apasionado de la música folk y guitarrista, solo puede hablar en positivo, “cuesta mucho trabajo llevar una asociación de folklore a buen puerto y mantenerse, pero creo que la clave de seguir vivos ha estado en saber compaginar la producción, la promoción y la organización del colectivo, fundamentalmente ésta última, ya que todos los miembros de la junta rectora actual y anteriores hemos estado al pie del cañón, aportando lo que cada uno sabemos hacer, trabajando para que nuestro folklore no desaparezca”. Una de las más veteranas es Ascensión Torres, se incorporó al grupo infantil a finales de 1982 con 11 años, “recuerdo que mi primera actuación fue en mayo de 1983 en Puertollano y hasta hoy que, aunque resido en Getafe, cuando voy a Daimiel procuro hacer lo que pueda, de hecho me ocupo del vestuario de la asociación”. Para Torres, estos 40 años han sido posible “a base de sacrificio y amor por el folklore y las tradiciones, somos como una familia con unos vínculos de amistad muy fuertes”.


La razón de ser de esta asociación ha sido la recuperación de las tradiciones de Daimiel. Como explica José Luis Ruiz de la Hermosa, expresidente y componente de la asociación, “antes de los años 40, había muchas rondallas para los mayos, tocando en los patios de Daimiel, el último conocido es el de Fabiana…, pero aquello quedó interrumpido con la guerra civil hasta que en los años 70 surgieron agrupaciones y festivales”. En sus orígenes, la Asociación Virgen de las Cruces comenzó a trabajar de forma casi familiar, con una pequeña rondalla y un cuerpo de baile exclusivamente femenino, ensayando en patios de casas particulares. En 1983 se introdujeron bailarines masculinos, entre ellos José Luis Ruiz de la Hermosa, Manuel Vizcaíno y Juan Carlos Espinosa.

Izq.: Cantando los mayos a la patrona de Daimiel. Dcha.: Actuación en Ibiza con el traje de novia en primer plano.


Hoy en día, la asociación la integran 120 personas entre cuerpo de baile, músicos y socios. Cuenta con un amplísimo repertorio (han editado dos cedés y una cassette), como canciones de ronda, mayos (organizan un festival específico para ello); pregones o gañanadas; manchegas de Daimiel; jotas como la Vieja de Daimiel, de la Virgen de las Cruces; fandangos ‘Rasgueao’, de Quintería, ‘Golpeao’; rondeñas; seguidillas de Ciudad Real, etc. También han rescatado indumentaria y vestuario antiguo y han impulsado una Escuela de Folklore que ya cuenta con más de 80 alumnos, donde además de clases de música y danza, se imparten talleres de manejo del esparto y de ganchillo, “la escuela es muy importante, necesitas tener una cantera para mantener vivas las tradiciones”, comenta Ascensión Torres.


2022 es un año muy especial para la asociación. La primera gran cita ha sido el Baile de Ánimas el 22 y 23 de abril (aunque suele celebrarse en los prolegómenos del carnaval), “es una tradición de finales del siglo XIX, consistente en realizar una puja para bailar con una mujer; previamente, se lleva a cabo un pasacalles a cargo de la cofradía ‘Los Rotos’; es un acto social muy bonito y muy bien interpretado por la asociación, llevamos seis años haciéndolo”, nos cuenta José Luis. Como colofón a este año, el 14 y 15 de octubre tendrá lugar la quincuagésima edición del Festival Folk ‘Tablas de Daimiel’ en el Teatro Ayala, donde colaborará el Ayuntamiento de Daimiel, “el viernes será el momento de la música folk más moderna y alternativa y al día siguiente actuará Alquitara, uno de los grupos de mayor progresión actual; también habrá charlas, mesas redondas, exposiciones y algún homenaje con actuaciones de grupos locales que actuaron en las primeras ediciones como Clavileño, Arrabal, Sandalio Morales, Palabras, Albalá, Pueblos y Mancha, y Bolote, entre otros”, comenta Juan Caro. El 31 de julio será la cita del Festival Nacional de Folklore ‘Ciudad de Daimiel’ y en mayo el Festival de Mayos.

Izq.: El alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, entregando la medalla de honor de la ciudad a la asociación en 2017. Dcha.: Actuación en Montargil (Portugal) en 2001.


Pero además, el grupo folklórico organiza un taller de gastronomía ‘Vamos a aviar’ de platos ya olvidados; rutas de senderismo, salidas culturales, tienen un programa propio en Daimiel TV ‘La Faltriquera’, fueron anfitriones de las jornadas regionales de folclore… Asimismo, participan en la romería de la Virgen de las Cruces, las fiestas de San Isidro Labrador o de San Roque, y el festival de villancicos, entre otras actividades. Enhorabuena a todos por esos 40 años y a continuar durante otros 40.


Texto: Oliva Carretero Fotos: Asociación Virgen de las Cruces